¿Qué es el Método Mckenzie?

El método Mckenzie de diagnóstico y terapia mecánica (MDT) es un método reconocido internacionalmente desarrollado por el fisioterapeuta neozelandés Robin Mckenzie, referente mundial en lo que a la columna vertebral se refiere. Este método consiste en una clasificación diagnóstica basada en la sintomatología del paciente y un tratamiento según direcciones de preferencia en su movilidad.

El método Mckenzie ha sido utilizado en todo el mundo durante más de 30 años, y ha sido pionero en algunos de los descubrimientos más importantes en el tratamiento de los dolores de espalda.

Los fisioterapeutas instruidos en el método Mckenzie están formados para evaluar, diagnosticar y tratar cualquier problema a nivel musculo-esquelético. Si existe cualquier problema a nivel de columna, articulación o músculo la evaluación mediante el método Mckenzie va a ser apropiada, y el fisioterapeuta será capaz de determinar de manera rápida si el método será efectivo o, por el contrario, debe utilizarse otro tipo de tratamiento.

Uno de los puntos clave del método Mckenzie es el autotratamiento: esta filosofía de trabajo involucra al paciente de forma activa en su tratamiento, ya que está ampliamente demostrado que los tratamientos que se apoyan en un trabajo domiciliario son mucho más efectivos. El método Mckenzie es uno de los métodos que mayor evidencia científica ha demostrado a nivel de la columna lumbar.

¿Para qué sirve el Método Mckenzie?

El método Mckenzie se utiliza principalmente en dolencias articulares:

  • Problemas de espalda (cervical, dorsal y lumbar).
  • Problemas de cadera.
  • Problemas de rodilla.
  • Problemas de tobillo.
  • Problemas de hombro.
  • Problemas de codo.
  • Problemas de muñeca.

¿Cómo se utiliza el Método Mckenzie?

Tras una entrevista detalla del paciente, se lleva a cabo una valoración mecánica en busca de una dirección de preferencia en función de la respuesta sintomática y mecánica del paciente.    

Una vez encontrada dicha dirección, se establece una clasificación provisional del síndrome y se propone el tratamiento indicado, lo que nos permite confirmar dicha clasificación. Una vez confirmada, podemos asegurar que el tratamiento con el método Mckenzie será efectivo.

El paciente es instruido a realizar el tratamiento domiciliario con visitas periódicas para progresar en el tratamiento. Finalmente, cuando el síntoma ha desaparecido por completo y el movimiento está libre de dolor, se enseñan al paciente medidas de prevención para evitar posibles recidivas.

Para más información https://www.mckenzieinstitute.org/espana/es_ES/