¿Qué es Kinetic Control?

Kinetic Control es un método de valoración y tratamiento desarrollado a partir de los trabajos de la Doctora Shirley Sahrmann, referente mundial en el diagnóstico y tratamiento de las alteraciones del movimiento.

Este abordaje terapéutico se basa en el concepto de “flexibilidad relativa”, el cual define que durante los movimientos que realizamos en nuestra vida diaria, las zonas de mayor movilidad desarrollaran “vulnerabilidad direccional al movimiento”, lo que significa que tendrán mayor sobreuso y tendencia a sufrir lesiones.

Está demostrado que el dolor produce una inhibición de la musculatura profunda, fundamental para la estabilidad articular. Esta inhibición de la musculatura profunda produce un aumento de rigidez de la musculatura superficial, produciendo una cascada de alteraciones de movimiento que perpetua el ciclo lesión-dolor-alteración.

Kinetic Control es un método líder a nivel internacional en la prevención, diagnóstico y tratamiento de las alteraciones del movimiento. Su incorporación en el mundo del deporte tuvo un alto impacto, y es utilizado por deportistas profesionales para optimizar el rendimiento deportivo, y como método de prevención ý tratamiento de lesión.

Además de su evidencia clínica, se han realizado muchas investigaciones al respecto, y Kinetic Control esta respalda por una fuerte evidencia científica.

¿Para qué sirve Kinetic Control?

Con Kinetic Control podemos tratar diversos problemas y alteraciones:

  • Dolor y problemas de espalda (cervical, dorsal y lumbar).
  • Dolor y problemas de cadera.
  • Dolor y problemas de rodilla.
  • Dolor y problemas de hombro.
  • Inestabilidades articulares.
  • Movimientos alterados o anormales.

¿Cómo se Utiliza Kinetic Control?

Tras una entrevista detallada del paciente, se realiza una batería exhaustiva de pruebas con el objetivo de recopilar información del estado físico del individuo, su control y estabilidad corporal, y del estado muscular de las estructuras.

El sistema nervioso no entiende de músculos sino de movimientos, por lo que será fundamental comenzar el tratamiento instruyendo al paciente a disociar y controlar aquellos movimientos alterados que están produciendo el problema. De esta forma se consigue disminuir el estrés sobre las estructuras lesionadas y eliminar los síntomas.

Una vez el paciente aprenda a controlar estos movimiento, se realiza un re-entrenamiento de la musculatura estabilizadora con el objetivo de aportar estabilidad y prevenir recidivas.

Para más información http://www.kineticcontrol.com/