La fisioterapia respiratoria infantil ayuda a todos aquellos bebés o niños que padecen enfermedades que crean exceso de mucosidad, contribuyendo a mantener limpios los pulmones.

Los mocos impiden el descanso nocturno, dificultan que el bebé y niño pequeño se alimente al congestionar la nariz.

Por ello, liberar a los más pequeños de esta mucosidad se convierte entonces en el objetivo primordial.

Además, se pueden beneficiar de estas técnicas al igual que otras patologías más severas agudas y crónicas del sistema respiratorio.



Mediante las técnicas de terapia respiratoria empleamos el bebé, completamente indoloras, suele expulsar gran parte del moco acumulado.

Mejorará la relajación del broncoespasmo, aumentando los espacios aéreos, entrando más aire en las fosas pulmonares.


Los beneficios que podemos obtener de la fisioterapia respiratoria son muchos:

Nos ayuda a drenar las secreciones de las vías respiratorias.

Nos permite tratar a los pacientes sin fármacos.

Disminuye el proceso infeccioso.

Mejora el apetito de los niños debido a que agiliza todo el proceso.

Mejora el descanso de los niños al disminuir los síntomas del proceso infeccioso.

Disminuye y/o elimina la tos y los vómitos producidos por las infecciones respiratorias.

Disminuyen las estancias clínicas y hospitalarias, así como el absentismo escolar.

Favorece el correcto desarrollo del sistema respiratorio.

Previene las recaídas.

Nos enseña a realizar correctamente una limpieza nasal.

Mejora la calidad de vida de los niños y las familias.


La fisioterapia respiratoria infantil se puede llevar a cabo desde recién nacidos.

Ya que se trata de aplicar una serie de maniobras indoloras y no invasivas para tratar problemas de vías respiratorias e infecciones de las mismas.