Se denomina prolapso uterino al descenso del útero a través del conducto vaginal.

Sin embargo, también pueden existir prolapsos de la cúpula vaginal (en caso de extirpación del útero), de la vejiga (cistocele), del recto (rectocele) o del intestino delgado (enterocele).

Estos, pueden aparecer de forma asilada o a veces pudiendo coexistir.

Es una patología que afecta a la calidad de vida de toda mujer y suele diagnosticarse en un 50% de las mujeres multíparas.

Se debe principalmente a la debilidad de los sistemas de sostén (músculos, ligamentos y fascias) que mantienen y/o suspenden a estos órganos pélvicos, impidiendo que salgan por la vagina.



¿ Caules son la causas del Prolapso uterino ?

Los factores de riesgo más importantes son el embarazo y el periodo expulsivo durante el  parto.

Aquí, se produce una gran distensión de la musculatura del suelo pélvico así como del tejido conjuntivo de sostén.

Esto produce su debilitamiento y pérdida de su tensión natural.

En otras ocasiones existe una debilidad congénita de estas fascias y músculos.

Si durante el parto ha habido complicaciones como un bebé demasiado grande o el uso de fórceps, también pueden dañarse estas estructuras y con ello producir que la vejiga, el útero o el recto pierdan su sujeción, descolgándose a corto-medio plazo a través de la vagina.

Todas aquellas actividades o afecciones que supongan un aumento de la presión intraabdominal como la tos crónica, el estreñimiento, los deportes de impacto y/o los abdominales tradicionales, también pueden ser la causa de los prolapsos o empeorarlos una vez instaurados.

Esta caída visceral » Prolpaso», también puede verse agravada durante la menopausia.

Debido a, los cambios hormonales que tienen lugar (bajada de estrógenos) o bien por cirugías abdominales y/o pélvicas (histerectomías).


¿ Cuales son sus síntomas ?

Sensación constante u ocasional de tener un bulto en la vagina

Incontinencia urinaria y/o fecal

Sensación de vagina abierta

Pequeñas hemorragias

Infecciones vesicales de repetición

Dolor durante las relaciones sexuales

Dolor lumbar


¿ Qué conseguimos con la Fisioterapia ?

Si está embarazada, le aconsejamos, que según vaya avanzando su estado gestacional haga ejercicio, como puede ser pilates para embarazadas.

Con ello, fortalecerá la musculatura del cuerpo y del suelo pélvico.

También,trabajamos en consulta el músculo transverso del abdomen, que es el encargado de los pujos en el parto y el que sujeta a nuestro bebé dentro del abdomen para que no se venza hacia delante de los rectos del abdomen y pueda producir una diástasis abdominal (rotura de los rectos anteriores).

Sin embargo, está entrando en la menopausia o está ya en ella, le aconsejamos nuestras clases de pilates terapéutico para fortalecer su abdomen y suelo pélvico.

Además, puede optar por pedir una consulta de asesoramiento de suelo pélvico, donde lo que hacemos es valorar el tono de la musculatura de la vagina y del abdomen.

Esto, nos permitirá diseñar un protocólo de actuación para hacer en casa y prevenir el prolapso.


La fisioterapia, en los primeros grados del prolapso, es de gran ayuda y puede evitar en muchos casos, el aumento de estos o incluso la cirugía.


Es necesario valorar qué estructuras están fallando, músculo, fascia o ligamentos, para comenzar un plan de tratamiento individualizado y de éxito.