El objetivo de las infiltraciones es reducir el dolor y acelerar el proceso de curación, evitando los efectos secundarios de la medicación por vía oral o intramuscular, pues en la infiltración se trata directamente la zona en la que se requiere su acción.

Se trata una técnica sencilla, con pocas complicaciones y que se realiza en consulta