La fisioterapia se encuentra entre las disciplinas más involucradas en el tratamiento de las disfunciones sexuales, ofreciendo un alto porcentaje de exito en sus tratamientos.

La fisioterapia ofrece tratamientos para restaurar la función, mejorar la movilidad, aliviar el dolor y prevenir o limitar la permanencia de un trastorno determinado.


¿ Fisioterapia y Sexualidad ?

La fisiosexología trata aquellos problemas funcionales relacionados con la sexualidad, tengan o no un origen psicoemocional u orgánico.

Habitualmente encontraremos que las disfunciones sexuales están relacionadas con otras disfunciones del suelo pélvico.

Cualquier tratamiento dentro del marco de la sexualidad va a requerir de un equipo multidisciplinar.

Los problemas en esta esfera hay que tratarlos englobando a la persona en un todo, sin separar la psique del cuerpo.

Muchos bloqueos emocionales serán la causa primaria de una disfunción sexual funcional, pero muchas veces las disfunciones sexuales son de origen funcional, es decir, de origen músculo-esquelético u hormonal.


¿Cómo se pueden tratar éstas disfunciones?

A través de técnicas de educación y conocimiento de la fisiología sexual.

Concienciación perineal.


Educación sexual.


Ejercicios de tonificación muscular.


Terapia manual para reequilibrar el sistema articular y muscular de la pelvis.


Masaje sensorial.


Flexibilización tisular.


Ejercicio terapéutico.


Electroestimulación.


Además, es imprescindible englobar al paciente en un equipo de atención multidisciplinar.


Disfunciones Sexuales más comúnes

  • Trastrono del deseo sexual (deseo sexual hipoactivo, trastorno por aversión al sexo).
  • Trastorno de la excitación (tanto en la mujer como en la erección del hombre).
  • Trastornos del orgasmo (disfunción orgásmica femenina, masculina y eyaculación precoz).
  • Trastornos sexuales por dolor (dispauremia superficial o profunda, vaginismo).

El tratamiento a aplicar a cada paciente se determina a partir de la evaluación del mismo y demás pruebas complementarias individualizadas mediante exploración, permitiendo orientar al tratamiento más adecuado.

Además, durante todo el tratamiento es muy importante el estado de ánimo del paciente y su colaboración.

Ya que cuando acabe su tratamiento dependerá de él su continuidad para seguir manteniendo todo este suelo pélvico en equilibrio y armonía.