627 256 326

 

Contexto y Atención

 

Imagínate: estás en casa viendo una película en familia, y de repente, tu pareja te echa el brazo por el hombro… ¿Sientes miedo? ¿Te duele? No, ¿verdad? En teoría es algo agradable, cariñoso.

Pues ahora imagina que estás solo/a en casa, de noche, viendo una película de terror. Y de repente sientes una mano en el hombro… ¿Qué sientes ahora?

Esto es un ejemplo de cómo un mismo estímulo, en 2 situaciones distintas, puede dar 2 respuestas completamente diferentes. Esto ocurre con todo tipo de estímulos. Y si no lo crees, recuerda lo que le pasaba a los masoquistas (Nocicepción y Dolor): solo les gusta el dolor cuando se da en un contexto sexual, si se les aplica estímulos dolorosos en contexto normal, no les gusta. Les duele.

Por lo tanto, el dolor es contextual (el contexto en el que se da tendrá gran importancia en el significado y la percepción que tenemos de él) y tiene un fuerte componente atencional. Recuerda: todo dolor tiene un significado, y no hay dolor sin atención.

Seguro que alguna vez te ha pasado (o te han contado alguna vez) que siempre que estás de pie un largo rato o realizas cierta actividad te duele la espalda (por ejemplo), pero los días que estás con amigos pasándolo bien “no te diste cuenta que te dolía”…

Esta es una afirmación que se escucha frecuentemente, pero es un error. El dolor es una conciencia, por lo tanto, si no lo percibimos NO existe. No es posible tener dolor y no saberlo.

Esto se debe al factor atencional del dolor. Para que una percepción sea recreada, requiere de atención. Por ello, realizar cosas que demanden nuestra atención y nos resulten divertidas son elementos de gran ayuda para eliminar el dolor.

Ya hemos hablado anteriormente de la hipervigilancia y la rumiación (Iatrogenia). Las personas con dolor, y especialmente dolor crónico, entran en un bucle de autoevaluación constante que dificulta la desaparición del dolor: deja de pensar en elefantes… ¿En qué estás pensando ahora mismo…?

Prestar atención o simplemente pensar repetidamente algo no hace más que aumentar la percepción ¡Estas alimentando a la bestia para que se haga cada mayor!

Teléfono para Citas        627 256 326